Afectados COVID-19. Nuestro despacho está disponible para reunirse con usted de manera remota: VER MAStelefono(+34) 91 125 04 82.

La parálisis Cerebral es un trastorno neurológico crónico que puede ser causado por una lesión o daño en el cerebro en desarrollo. Se da en 2 de cada 1000 nacimientos, y el 80% de estos se deben a una hipoxia intrauterina; el resto a procesos de hipoxia durante el embarazo (que es imposible de diagnosticar), y a factores genéticos, entre otros.

El daño afecta significativamente a la función motora, el control, la coordinación, el tono, el reflejo y la movilidad. 

Hasta el 20 por ciento de los casos de parálisis cerebral son el resultado de complicaciones durante el proceso de parto o durante una cesárea.

La parálisis cerebral es una afección de por vida que actualmente no tiene cura.

¿Cuáles son los primeros signos de parálisis cerebral?

Los diferentes tipos de parálisis cerebral a menudo se diagnostican en diferentes momentos.

Debido a que los signos clínicos de la parálisis cerebral evolucionan a medida que el sistema nervioso de una persona madura, un diagnóstico puede requerir varias visitas  al médico para una serie de exámenes. Esto es particularmente cierto en bebés prematuros. 

  • La parálisis cerebral severa puede diagnosticarse tan pronto como al primer mes de edad.
  • La parálisis cerebral espástica podría no diagnosticarse hasta que el bebé tenga seis meses de edad.
  • La parálisis cerebral discinética generalmente no es aparente hasta que el niño tiene unos 18 meses de edad. 
  • La parálisis cerebral atáxica puede demorar aún más de 18 meses de edad en diagnosticarse. 

Signos de Parálisis Cerebral

La parálisis cerebral es causada por el daño en los centros de control motor del cerebro en desarrollo, esto puede ocurrir durante el embarazo o en el parto. 

Las alteraciones causadas por la parálisis cerebral varían en gravedad, generalmente en correlación con la extensión y ubicación de la lesión cerebral. 

¿Cuáles son las primeras señales de parálisis cerebral? Las más comunes son los retrasos en el desarrollo. Las causas para preocuparse pueden incluir retrasos en alcanzar los hitos clave del crecimiento, como voltearse, gatear, sentarse y caminar.

Al diagnosticar la parálisis cerebral, los profesionales médicos buscarán signos como tono muscular anormal, postura inusual, reflejos persistentes del bebé (como buscar un pezón) y el desarrollo temprano de una preferencia manual.

Afecta principalmente al tono de la musculatura, las funciones motoras gruesas y finas, el equilibrio, el control, la postura y los reflejos. Los primeros signos incluyen anormalidad con los músculos de la boca y la cara. Los padres pueden detectar problemas para tragar, alimentar y mantener expresiones faciales.

Señales y síntomas

A menudo, cuando se habla de diagnósticos médicos, las personas pueden pensar más en los “síntomas” que en las “señales”. La diferencia entre las dos es sutil: los síntomas son sentimientos internos y las señales son observables por otras personas. Aquí, hablamos sobre las primeras señales de parálisis cerebral porque los bebés y los niños muy pequeños pueden ser incapaces de comunicarse o expresar sus síntomas.

Señales de Parálisis Cerebral Por Edad

Menores de Seis Meses

Cuando se coge al bebé mientras está recostado sobre su espalda, la cabeza se queda atrás. Sin embargo, el aumento del tono en los músculos del cuello puede hacer que el control de la cabeza parezca más normal de lo que realmente es.

  • El bebé se siente muy rígido o muy flojo
  • El bebé tiene brazos y piernas temblorosos o como nerviosos
  • Cuando se coge al bebé, las piernas se ponen rígidas y se cruzan
  • El bebé está irritable, tiene dificultad para alimentarse (chupar, tragar o masticar) y dormir, o vomita frecuentemente
  • El bebé es difícil de manejar y abrazar
  • El bebé tiene poca atención visual
  • El bebé es demasiado dócil (el cuerpo no se tensa ni se pone rígido adecuadamente)

Mayores de Seis Meses

  • El bebé no se da vuelta en ninguna dirección
  • Presenta mal control de la cabeza
  • El bebé se estira con una sola mano mientras mantiene la otra en un puño
  • Sostiene las manos en puños continuamente
  • Incapacidad para juntar las manos
  • Imposibilidad de empujar hacia arriba con las manos mientras está acostado sobre el estómago
  • Dificultad para llevar las manos a la boca
  • Irritabilidad
  • Vómitos frecuentes
  • Pobre atención visual
  • Docilidad extrema (el cuerpo no se tensa apropiadamente)
  • Tono muscular anormal (rigidez o flojedad)

Mayores De Diez Meses

  • Reflejo de gateo de lado (el bebé empuja con una mano y una pierna mientras arrastra la mano y la pierna opuestas)
  • Incapacidad para sentarse independientemente sin apoyos
  • Incapacidad para pararse sin apoyo

Señales clínicas generales 

Además de las señales anteriores, las siguientes señales pueden ser motivo de preocupación a cualquier edad durante el crecimiento y desarrollo de un bebé o niño pequeño, y pueden ser un signo de parálisis cerebral: 

  • El bebé favorece una mano sobre la otra antes de que sea apropiada para el desarrollo
  • Desarrollo motor y coordinación anormal
  • Dificultad para formar sonidos y/o palabras
  • Retención de los reflejos primitivos (como el enraizamiento) mucho más allá de la edad en la que deberían detenerse
  • Deformidades y contracturas articulares y óseas (músculos y articulaciones apretados permanentemente)
  • Problemas de tejidos blandos, como disminución de la masa muscular
  • Aumento de reflejos y clonos (una serie de contracciones musculares rápidas, involuntarias, rítmicas y relajaciones del brazo o la pierna)
  • Dificultades sensoriales (problemas de audición, visión o procesamiento)
  • Caminar en tijeras
  • Incapacidad para controlar la vejiga o los intestinos
  • Patrones anormales de la boca y lengua, como retraer y empujar la lengua, morder duro y no soltar, una boca demasiado sensible y hacer muecas frecuentemente

Reacciones posturales tardías 

Las reacciones posturales son habilidades motrices que se desarrollan durante el primer año de vida y forman la base de las habilidades motrices funcionales. Estas reacciones mantienen automáticamente el cuerpo en una posición vertical a través de cambios en el tono muscular y en respuesta a la posición del cuerpo y sus partes. Los tres tipos de reacciones posturales son:

  • Reacciones correctas, que mantienen la cabeza alineada con el cuerpo y mantienen la alineación del tren superior con la parte inferior del cuerpo
  • Reacciones de equilibrio, que son reacciones reactivas que devuelven el cuerpo a una posición vertical después del desplazamiento
  • Reacciones protectoras, que son reactivas y protegen al cuerpo de caídas si el cuerpo ha sido desplazado más allá del punto donde la corrección postural puede llevar al cuerpo a una posición vertical

Observaciones de los padres

A menudo, los padres son los primeros en notar signos de parálisis cerebral en un bebé. De hecho, más del 80% de todas las discapacidades en los niños son notadas inicialmente por ellos. No obstante, los médicos deben realizar exámenes regulares y adecuados de todos los bebés y niños pequeños. 

Además, si existe la sospecha de que el cerebro de un bebé sufrió un episodio que le privó de oxígeno durante el embarazo o el parto, así como hemorragias cerebrales, se debe realizar una resonancia magnética poco después del nacimiento para evaluar cualquier daño en el cerebro. Las imágenes por resonancia magnética se deben realizar en intervalos regulares para que los médicos puedan controlar la evolución de la  lesión cerebral.

La Importancia de Identificar la parálisis cerebral temprana

Es crucial diagnosticarla lo antes posible para comenzar con el tratamiento rehabilitador. El diagnóstico precoz, así como el tratamiento y la terapia precoz ayudan a minimizar las discapacidades del niño. Comenzar programas y medidas terapéuticas y de rehabilitación temprana pueden ayudar al niño a alcanzar su potencial cognitivo, físico, social y emocional con mayor facilidad. 

Además, el diagnóstico y el tratamiento precoz pueden facilitar la adaptación de la familia a una vida con parálisis cerebral. Si se trabaja rápidamente y de manera conjunta con la familia, se puede conseguir plantear un primer acercamiento ante los responsables de la negligencia médica o su aseguradora y que esto permita conseguir una indemnización por daños personales y así evitar el largo camino del proceso judicial. 

En estos casos, lograr una indemnización por una negligencia médica puede ayudar a los niños, con las secuelas irreversibles que sufren, a proporcionar un tratamiento médico esencial en esta patología, cuya terapia y recursos se necesitará para ajustar su estilo de vida. 

Causas de la parálisis cerebral

Hay muchas lesiones y complicaciones diferentes que pueden causar una parálisis cerebral. Por ello, a la hora de estudiar una parálisis cerebral se precisa conocer.

1. Si realmente se sufre una parálisis cerebral y no otra patología neurológica

2. Que esa parálisis cerebral se debió a una hipoxia o asfixia intraparto

3. Que aún cuando se debiera a una hipoxia o asfixia intraparto, la complicación fuera tan aguda  que el daño perinatal fuera inevitable a pesar de una correcta asistencia obstétrica.

A continuación, se incluyen algunas de las muchas causas de parálisis cerebral: 

  • Falta de oxígeno
  • Encefalopatía hipóxico-isquémica (EHI)
  • Sangrado cerebral
  • Infecciones en la madre que causan infección en el cerebro del bebé (corioamnionitis, estreptococo del grupo B, infecciones del tracto urinario, vaginosis bacteriana, virus del herpes simple y otras)
  • Meningitis
  • Ictericia o Kernícterus

Si tienes preguntas sobre el desarrollo de tu hijo, es aconsejable consultar con su pediatra y otros especialistas médicos tan pronto como sea posible. 

¿QUÉ DEBO HACER SI SOSPECHO QUE UNA NEGLIGENCIA MÉDICA PUEDE HABER CAUSADO EL DAÑO A MI HIJO?

Si crees que una negligencia médica tuvo un papel esencial en los daños que sufre tu hijo, debes considerar ponerte en contacto con un abogado experto en negligencias médicas para que realice un estudio de viabilidad detallado de la historia clínica, asesorado por un perito experto, y determinar verdaderamente las posibilidades de éxito de la demanda. 

Importante: La historia clínica debe incluir datos completos del embarazo, parto, posparto y documentación completa del menor. 

Conocemos perfectamente que el tratamiento que tu hijo necesitará es de por vida y que puede causar muchas dificultades desde todos los ámbitos para tu familia. Si bien es difícil sacar tiempo para contactar con un abogado mientras ocurren estas tragedias, es importante tener en cuenta que existen plazos de tiempo muy cortos para presentar una demanda y tomar medidas legales para solicitar la indemnización.

Desde nuestro despacho hemos ayudado a muchas personas a obtener una indemnización que permita tener un futuro mejor y seguro. La atención personalizada a cada familia que representamos es esencial. 

No esperes que el equipo médico que te trató reconozca el posible error médico. 

Si sospechas que tú, un familiar o un ser querido ha sufrido secuelas graves durante el embarazo o el parto y crees que puede deberse a un error médico, puedes tener derecho a una indemnización. 

Con la interposición de la demanda y dando visibilidad a los temas relacionados con negligencias médicas hemos ayudado a muchas familias a llevar el sufrimiento de la mejor manera posible.

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies